miércoles, 22 de marzo de 2017

Una vista del puerto - Elizabeth Taylor


La contraportada

En un pequeño pueblo de la costa inglesa, durante los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, Robert, el marido de una escritora de novelas, se siente atraído por Tory, una divorciada con un hijo. Éste es el punto de partida del que se sirve Elizabeth Taylor para construir una novela coral sobre la vida de un pueblo costero y los sentimientos de sus gentes. Taylor describe con destreza, y de manera implacable, las relaciones familiares y afectivas de las clases media y alta británicas. Fue amiga de la escritora Ivy Compton-Burnett y del novelista y crítico Robert Liddell. El escritor Kingsley Amis la consideraba una de las mejores escritoras del siglo xx.




Mi opinión

Hoy os traigo la reseña de un libro que me llamó la atención desde la primera reseña que leí de él y que tuve la suerte de ganar en un sorteo organizado por Laky.

Bertram Hemingway había pasado gran parte de su vida en el mar y aunque no tenía grandes dotes artísticas siempre pensó que se dedicaría a pintarlo cuando se jubilara. Desde aquel puerto podía ver las casas pintadas de diferentes colores, el pub donde se alojaba, el campanario de la iglesia, el café … y el ir y venir de los habitantes del pueblo.
Al mismo tiempo que intenta integrarse con los lugareños iremos descubriendo que en una de las casas vive Beth, una escritora que pasa más tiempo pensando en sus novelas que en su familia. Su marido, el doctor Robert Cazabon, está enamorado de su mejor amiga Tory Foyle, una mujer que desde que se divorció se pasa el día esperando una carta de su hijo y evitando a Robert. Por otro lado tenemos a la protestona y chismosa señora Bracey que vive con sus dos hijas Maisei e Iris, que sueña con actores de cine mientras trabaja en el pub. Cerca de allí se encuentra la tienda de figuras de cera de la señora Wilson que desde que murió su marido se siente muy sola.

Elizabeth Taylor hace un retrato detallista de un pequeño pueblo de pescadores que se llena de vida en verano mientras que el resto del año permanece olvidado por los visitantes. Un lugar que parece transmitir ese abandono a sus habitantes.
A través de unos personajes muy bien dibujados y de sus historias cotidianas, la autora refleja la monotonía, los sueños imposibles y la soledad que sienten. Sentimientos y sensaciones que esconden detrás de las puertas de sus casas.
De ellos destacaría a las protagonistas femeninas, en especial a Beth y Tory, dos amigas de la infancia que pretenden llevar su amistad igual que siempre. Una cuestión complicada sobre todo para Tory que se siente culpable por engañar a Beth.

En Una vista del puerto no solo encontraremos unos personajes creados con mucho detalle y una gran ambientación que nos traslada al día a día de un típico pueblo inglés también disfrutaremos de la forma de narrar de su autora que emplea un lenguaje cuidado y un ritmo pausado a lo largo de la lectura.

Razones más que suficientes por las que os animo a descubrir a esta desconocida autora y os recomiendo leer esta espléndida novela donde las pequeñas historias son protagonistas. Un saludo y buenas lecturas.



La autora

Elizabeth Taylor (1912-1975). Nació en 1912 en Reading, Berkshire (Inglaterra). Tras finalizar sus estudios, trabajó como institutriz y bibliotecaria. A los veinticuatro años contrajo matrimonio con un hombre de negocios y se instaló en Penn, un pequeño pueblo de Buckinghamshire. Escribió doce novelas (La señorita Dashwood, Ángel, En el verano, El hotel de Mrs. Palfrey entre otras). Una vista del puerto fue publicada en 1947. Escribió, además, cuatro libros de cuentos.
La escritora Anne Tyler ha dicho de ella que es la Jane Austen contemporánea. Junto a Barbara Pym está considerada una de las escritoras inglesas más importantes de la segunda mitad del siglo xx.

martes, 14 de marzo de 2017

Tiene que ser aquí - Maggie O’Farrell


La contraportada

Daniel Sullivan y Claudette Wells son una pareja atípica: él es de Nueva York y tiene dos hijos en California pero vive en la campiña irlandesa; ella es una estrella de cine que, en un momento dado, decidió cambiar los rodajes por la vida en el campo, la fama por el anonimato. Ambos son razonablemente felices. Sin embargo, esta idílica vida, trabajosamente construida entre los dos, se tambaleará cuando Daniel conozca una inesperada noticia sobre una mujer con la que perdió el contacto hace veinte años. Este hallazgo desencadenará una serie de acontecimientos que pondrán a prueba la fortaleza de su matrimonio.

Tiene que ser aquí cruza continentes y atraviesa husos horarios siguiendo a un heterogéneo grupo de personajes durante varias décadas para trazar el extraordinario retrato de una pareja, de las fuerzas que la unen y de las presiones que amenazan con separarla. 



Mi opinión

La reseña de hoy la protagoniza la última novela de Maggie O’Farrell, una historia que empecé a leer nada más terminar la lectura que tenía entre manos y que he disfrutado muchísimo.

Daniel y Claudette son un matrimonio que vive con sus dos hijos pequeños en un apartado pueblo de Irlanda. Claudette dejó su carrera como actriz para vivir en el anonimato. Ahora se encarga de la casa y de la educación de los niños.
Daniel viaja todas las semanas a Belfast para dar clases de lingüística en la universidad. En uno de los desplazamientos a la estación de tren escucha en la radio la voz de una mujer que conoció hace años. Una voz que le hace pensar en su pasado y en su vida actual.

En esta su séptima novela la autora irlandesa nos habla de errores cometidos, del abandono, del matrimonio, de la relación entre padres e hijos … temas universales que trata con delicadeza y naturalidad. Y lo hace a partir de capítulos narrados por los propios personajes en los que iremos descubriendo que circunstancias les marcaron en el pasado y porque les afectan en el presente. De esta forma conoceremos que le sucedió a Claudette para querer dejar su exitosa carrera cinematográfica o porque Daniel lleva años sin ver a los hijos que tuvo en su primer matrimonio.
Alrededor de los protagonistas aparecen una serie de secundarios relacionados de una forma o de otra con ellos como Nicola Janks, la mujer a la que Daniel escuchó en su coche. 
Todos los personajes están descritos a la perfección por la autora que además de conectar sus historias refleja cómo era la sociedad y las ciudades en la época que vivieron.

Maggie O’Farrell ha sido todo un descubrimiento para mí, un fantástico descubrimiento, por como indaga en el interior de estos personajes, por cómo retrata las relaciones humanas y por su forma de narrar, no me extraña que sea una de las escritoras británicas más seguidas en su país.

Ya sólo me queda animaros a leer Tiene que ser aquí, una historia que me ha atrapado, que he disfrutado y que va a hacer que en mi próxima visita a la librería busque más obras de su autora. Un saludo y buenas lecturas.

Por último agradezco a Libros del Asteroide que me haya enviado este libro.



La autora

Maggie O’Farrell nació en 1972 en Coleraine, Irlanda del Norte. Es autora de siete novelas: After You’d Gone (2000), My Lover’s Lover (2002), The Distance Between Us (2004, ganadora del premio Somerset Maugham), La extraña desaparición de Esme Lennox (2007), The Hand That First Held Mine (2010, ganadora del Costa Novel Award), Instrucciones para una ola de calor (2013, finalista del Costa Novel Award) y Tiene que ser aquí (2016, finalista del Costa Novel Award).

jueves, 9 de marzo de 2017

Historia de una escalera - Antonio Buero Vallejo


La contraportada

Antonio Buero Vallejo está considerado como el mejor dramaturgo español contemporáneo. En 1933 ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, pero su vocación pictórica fue cortada por la guerra civil de 1936-1939. Dedicado a la soledad, al pensamiento y a la lectura durante muchos años, afloró su vena dramática para bien de las letras españolas. De su trabajo ha surgido el teatro de más altura, tensión y trascendencia de la posguerra española. 
Con HISTORIA DE UNA ESCALERA, hito en la recuperación teatral de España, ganó en 1949 el premio Lope de Vega. En 1972 ingresó en la Real Academia Española. En 1986 recibió el premio Cervantes y en 1996, el Nacional de las Letras, siendo la primera vez que este premio se concede a un autor exclusivamente dramático.




Mi opinión

En la reseña de hoy os recomiendo una obra de teatro estrenada en Madrid el año 1949, una historia que cuenta la vida de sus protagonistas a lo largo de 30 años.

En la primera escena aparece el cobrador de la luz llamando puerta por puerta para cobrar el recibo. Poco a poco van apareciendo los inquilinos, la mayoría gente humilde que se quejan de la subida de la luz. En este primer acto conoceremos las aspiraciones de los más jóvenes y el pesimismo de los mayores. Mientras que en los siguientes comprobaremos cómo aunque hayan pasado los años la vida no les ha cambiado mucho incluso siguen viviendo en la misma casa.

El autor nos sitúa en un escenario muy sencillo, un tramo de escalera de una humilde casa de vecinos. Dos rellanos, una pobre barandilla, una ventana lateral sucia y una solitaria bombilla llena de polvo. Allí seremos testigos de cómo sus inquilinos dejan atrás sus sueños y como con el paso del tiempo se vuelven conformistas e infelices, incapaces de cambiar una existencia tan pobre como el lugar donde viven. 

Un clásico escrito con un lenguaje sencillo en el que el autor refleja la pobreza y la miseria de esa casa de vecinos en los protagonistas pero también en la época que les tocó vivir, la posguerra española. 
Una historia atemporal que puede suceder en cualquier sitio del mundo y en cualquier momento. Un saludo y buenas lecturas.



El autor

Antonio Buero Vallejo nació en Guadalajara en 1916. Su primera vocación fue la pintura y cursó estudios de Bellas Artes en Madrid. En 1937 se alista en el ejército republicano, y terminada la guerra, es detenido y condenado a muerte por su participación en actividades clandestinas. Finalmente se le conmuta la pena por la de treinta años de cárcel, y en 1946, sale en libertad condicional. Consigue el Premio Lope de Vega en 1949 con Historia de una escalera, que es representada en el Teatro Español y con la que obtiene un rotundo éxito. Desde entonces, y pese a los problemas con la censura, los escenarios más importantes se abren al dramaturgo. Obtiene, entre otros, el Premio Nacional de Teatro en dos convocatorias sucesivas: en 1956, por Hoy es fiesta y en 1957 por Las cartas boca abajo. En 1980 se le otorga un tercer Premio Nacional de Teatro por el conjunto de su producción. En 1971 fue elegido miembro de la Real Academia, en 1986 se le concedió el Premio Cervantes y en 1996 el Premio Nacional de las Letras Españolas, ambos otorgados por primera vez a un autor teatral. De entre sus obras destacan En la ardiente oscuridad, El concierto de San Ovidio, El tragaluz o La fundación. Murió en Madrid en el año 2000.

lunes, 6 de marzo de 2017

De todo un poco (11)


Hoy os traigo unas cuantas de curiosidades y noticias interesantes que he encontrado estos días relacionadas con los libros.

En la web Libropatas nos cuentan que escritores entran en dominio público este 2017. Nombres tan conocidos como Federico García Lorca, Miguel de Unamuno, Valle – Inclán, Ramiro de Maeztu, H. G. Wells o Gertrude Stein. Según explican en este artículo el número este año es superior porque coincide con el primer año de la guerra civil española donde varios autores murieron asesinados.

En estos enlaces podéis leer el artículo y la lista publicada por la BNE.




Alice Munro

Esta lista la he leído en más de una ocasión cuando se oyen los primeros candidatos para el Premio Nobel entre los que rara vez se encuentra una mujer. En este artículo publicado por El Correo no solo nos nombran a las galardonadas con el Nobel sino que también nos cuentan muchas curiosidades sobre sus vidas.


  



Hace unos días mi hermana me descubrió una noticia muy curiosa que cuenta como un pequeño fondo bibliográfico de la Sociedad Española de Ilusionismo también sufrió la mayor inundación de la historia de Sevilla.
Tardaron treinta años en recuperar los libros que actualmente podéis encontrar  en la iglesia de Santa Lucía del siglo XIV, lugar que guarda esta mágica biblioteca desde 2012.

En este enlace tenéis más detalles de esta interesante historia.



Iglesia de Santa Lucía


Imagen de la iglesia de Santa Lucia por Carlosrs.

Imagen de Alice Munro de la página Me gusta leer
http://www.megustaleer.com/autor/alice-munro/0000022254/

miércoles, 1 de marzo de 2017

Empezando marzo


Este año febrero se me ha pasado volando, además de ser el mes que menos días trae del calendario, este año ha coincidido el puente del Día de Andalucía con alguna que otra celebración familiar. 
Así que aunque no he leído mucho sí que terminé Novela de ajedrez y Agatha Raisin y el veterinario cruel, dos lecturas que he disfrutado mucho y que os recomiendo sobre todo la primera de ellas.

Y marzo lo empiezo disfrutando con la lectura de Tiene que ser aquí de Maggie O'Farrell, una novedad de la editorial Libros del Asteroide que me está sorprendiendo para bien.
Después tengo pensado leer el primer libro que he elegido para el reto de Serendipia Recomienda, La noche en que Frankenstein leyó el Quijote. Cuando termine seguiré con alguna de las novelas que acaban de llegar estos días a casa, Viaje al centro de mis mujeres que no necesita mucha presentación o con Una vista del puerto que me tocó en el sorteo que organizó Laky, vamos que tengo unas cuantas lecturas nuevas donde elegir.


 

 Y vosotros ¿cómo empezáis el mes de marzo?