domingo, 26 de enero de 2020

Reto Autores de la A a la Z 2020


Este año vuelvo a apuntarme al Reto Autores de la A a la Z que organiza Lecturápolis. No tenía pensado hacer ningún reto este año, de hecho no creo que me apunte a más, pero al de Marisa no podía faltar.
Para quien todavía no sepa de que va, consiste en rellenar las letras del abecedario con las iniciales de los apellidos de los autores que leamos.
Por si os animáis a participar en este enlace tenéis las bases completas.


Mis lecturas para este reto son:


A.- 

B.-

C.-

D.-

E.-

F.-

G.-

H.-

I.- 

J.-

K.-

L.-

M.- 

N.- 

O.-

P.- 

Q.-

R.-

S.-

T.-

U.-

V.-

W.-

Z.-

LETRAS EXTRAS
CH.- 
LL.-
Ñ.-
X.-
Y.-

jueves, 12 de diciembre de 2019

Un descansito


Últimamente me esta costando publicar en el blog con los cambios en el horario del trabajo, pero ahora que me estoy centrando más en las oposiciones todos los huecos que encuentro son para estudiar.

Así que, aunque echo de menos visitaros, escribir en el blog y leer, me tengo que tomar un descansito lector y bloguero.
Prometo volver pronto. Besos.


Fondo diseñado por Freepik

lunes, 25 de noviembre de 2019

Correr - Jean Echenoz


La contraportada

En los Juegos Interaliados de Berlín, en 1946, al ver detrás del cartel de Checoslovaquia a un solo atleta desmañado, todo el mundo se ríe. Y cuando ese atleta, que no se ha percatado de que lo convocan para participar en su prueba, atraviesa el estadio como un loco gritando y agitando los brazos, los periodistas sacan veloces sus libretas. Pero después, cuando en los cinco mil metros y ya con una vuelta de ventaja acelera sin parar y cruza la meta en solitario, los ochenta mil espectadores estallan en un clamor.

El nombre de ese muchachote rubio que siempre sonríe no lo olvidarán nunca: Emil Zátopek. Su aire dócil y amable es una trampa: desde que descubrió que correr le gusta, ya nadie ha podido pararlo. El hecho es que siempre quiere saber hasta dónde se puede apurar. El estilo no le importa: corre como un excavador, la cara deformada por un rictus, sin aspirar a la elegancia. Es simplemente un motor excepcional sobre el que se han olvidado de montar la carrocería.




Mi opinión
Hoy os traigo al blog la reseña de Correr el segundo libro que leo de Jean Echenoz. Un autor que me causó buena impresión en 14 pero que con esta historia me ha convencido del todo.

Emil tiene diecisiete años cuando los alemanes invaden Moravia. Trabaja como aprendiz en una fábrica de calzado y cuando sale va a clases de química. 
En la empresa donde trabaja quieren aumentar las ventas y organizan una carrera en el circuito de Zlin. A Emil le horroriza el deporte, pero le obligan a participar. En su primera carrera se enfrenta a un equipo formado por jóvenes atletas alemanes y queda segundo. Sus compañeros lo ovacionan y lo animan a seguir corriendo. Al principio les dice que no pero luego empieza a gustarle y empieza a entrenar. Luego se le ocurre ir corriendo al trabajo. Y así hasta que en la siguiente carrera a la que se presenta gana fácilmente en 500 y 1.000 metros.
Así comienza la historia de Emil Zatopek, un atleta revolucionario en su época por su forma de correr, su tenacidad y sus múltiples récords.

Desde la admiración y el respecto a este personaje, Echenoz nos narra con su particular ironía y franqueza la vida de este hombre. Su juventud en la fábrica, sus primeras carreras, sus innumerables éxitos y su declive profesional.
Si en 14 la llamada Gran Guerra marcaba la vida de los protagonistas aquí veremos como la Segunda Guerra Mundial hace lo mismo.

A través de Emil conoceremos las dificultades de la población, la censura y los bombardeos que ocurrieron en Checoslovaquia durante la invasión alemana y la posterior etapa soviética. Una etapa que terminó en la primavera de Praga.

Como decía antes este libro de Echenoz me ha convencido, principalmente por su manera de contar la vida de este gran atleta y por como refleja lo que sucede a su alrededor.

Una historia que cuenta con un gran protagonista que conmueve en muchos momentos y que os recomiendo leer. Un saludo y buenas lecturas.



El autor
Jean Echenoz (Orange, 1948): ha publicado en Anagrama doce novelas: El meridiano de Greenwich (Premio Fénéon), Cherokee (Premio Médicis), La aventura malaya, Lago (Premio Europa), Nosotros tres, Rubias peligrosas (Premio Novembre), Me voy (Premio Goncourt), Al piano, Ravel (premios Aristeion y Mauriac), Correr, Relámpagos y 14, así como el volumen de relatos Capricho de la reina. En 1988 recibió el Premio Gutenberg como «la mayor esperanza de las letras francesas». Su carrera posterior confirmó los pronósticos, y con Me voy consiguió un triunfo arrollador. Ravel también fue muy aplaudido: «No es ninguna novela histórica. Mucho menos una biografía. Y ahí radica el interés de este espléndido libro que consigue dar a los géneros literarios un nuevo alcance» (Jacinta Cremades, El Mundo). Correr ha sido su libro más leído: «Hipnótica. Ha descrito la vida de Zátopek como la de un héroe trágico del siglo XX. La de un ciudadano sin ideología que fue víctima de los dos grandes totalitarismos» (Miquel Molina, La Vanguardia); «En Correr nos reencontramos con la ya clásica voz narrativa de Echenoz, irónica, divertidísima, y tan cercana que a ratos parece oral… Está escribiendo mejor que nunca» (Nadal Suau, El Mundo). Relámpagos «devuelve a la vida al genial inventor de la radio, los rayos X, el mando a distancia y el mismísimo internet» (Laura Fernández, El Mundo). La acogida de 14 fue deslumbrante: «Una obra maestra de noventa páginas» (Tino Pertierra, La Nueva España).

jueves, 17 de octubre de 2019

Tres noches - Austin Wright


La contraportada

Tras quince años sin noticias de Edward, Susan recibe un paquete con el manuscrito de una novela que él acaba de escribir. Casada con un cirujano y madre de dos hijos, Susan empieza la lectura de Animales nocturnos y se adentra en la historia de Tony Hastings, un profesor de matemáticas que, una noche, viajando con su mujer y su hija, sufre un encuentro en la carretera que afectará a su vida para siempre. Durante tres noches consecutivas, Susan lee con fascinación un relato que reaviva su pasado sentimental, cuestiona su presente y se cierne amenazador sobre su futuro. Así, las historias personales de Susan y Tony se suceden, proyectándose la una sobre la otra y tejiendo una trama de suspense que nos mantiene en vilo hasta el final. Igual que Susan, no podemos dejar de leer, acuciados por saber qué sucede con los protagonistas.




Mi opinión
Hoy os traigo al blog la reseña de Tres noches, un libro que me enganchó desde el principio, aunque tenga algún pero que ponerle.

Hacía al menos veinte años que Susan no sabía nada de Edward, su primer marido. Hasta que un día recibió una carta suya en la que decía que había escrito un libro y que le gustaría que ella lo leyera.
En un principio, se quedó desconcertada. De hecho, no pensaba leerlo. Pero como tenía curiosidad por lo que podría haber escrito su exmarido le contestó afirmativamente. Una semana después llegó el manuscrito de Animales Nocturnos.
Como su actual marido estaría de viaje en un congreso aprovechó esas tres noches para leerlo. Así fue como Susan empezó a leer Animales Nocturnos, una historia trágica que la mantendrá enganchada hasta el final.

Lo primero que destaca en esta novela es lo bien que describe el autor el carácter y las reacciones de los protagonistas. El primero es Susan, quien lleva una existencia aparentemente apacible con su segundo marido y sus hijos. Una vida que se verá alterada por la lectura de la novela. Una lectura que la hará reflexionar sobre su propia existencia.
El segundo personaje que destaco es Tony Hastings, el protagonista de Animales Nocturnos. En la lectura de la novela por parte de Susan, conoceremos a este profesor de matemáticas que viaja en coche con su mujer y su hija hacía su casa de verano. Tony, al igual que ella, lleva una vida tranquila. Hasta que algo terrible le ocurre durante ese viaje.


De las dos historias la que he encontrado más interesante ha sido Animales Nocturnos. Temas como la violencia, la culpa o la venganza aparecen en la historia de Tony Hastings para dejar atrapada a Susan esas tres noches, y también a nosotros los lectores.
En cambio, la parte protagonizada por Susan me ha parecido en algunos momentos repetitiva y no me convencieron algunas de sus reacciones.

Salvo por estos peros, Tres noches me ha parecido una lectura original y entretenida que entrelaza muy bien las historias de sus dos protagonistas. Una novela para tenernos intrigados al menos tres noches. Un saludo y buenas lecturas.



El autor
Austin Wright nació en la ciudad de Nueva York en 1922. Profesor de Literatura en la Universidad de Cincinnati, escribió siete novelas y cuatro libros de crítica literaria. Murió en 2003 a la edad de ochenta años.

miércoles, 2 de octubre de 2019

Empezando octubre


Empezamos mes y como siempre antes de contaros que libros me van a acompañar este octubre, toca repasar el mes que acabamos de dejar.

Como os comenté en la entrada de vuelta de vacaciones, en septiembre terminé El año de la luna azul, un libro que disfrute mucho, y después Muerte entre líneas de Donna Leon donde me he vuelto a encontrar con el comisario Brunetti.

Para estos primeros días de octubre tengo entre manos Correr de Jean Echenoz un libro que estoy leyendo en los huecos que encuentro y que me está gustando tanto o más que el anterior que leí de este autor.

Cuando lo termine quiero leer uno de los libros que compré en la última edición de la Feria del Libro y que todavía tengo esperando en la estantería, a ver por cual me decido.

 

Y vosotros, ¿cómo empezáis octubre?

jueves, 26 de septiembre de 2019

EMILIO - Tomi Ungerer




La contraportada
Salvar a un famoso buzo del ataque de un tiburón es la primera hazaña de un intrépido pulpo, a la que seguirán otras divertidas aventuras.






Mi opinión
Hoy os traigo al blog la reseña de una de las últimas adquisiciones de mi sobrino Daniel en la pasada edición de la Feria del Libro.
Como lo hemos leído unas cuantas veces me ha contado lo que más le gusta de Emilio, el pulpo protagonista de esta historia.

La historia comienza cuando Emilio salva al capitán Samofar del ataque de un temible tiburón. Una vez que el capitán recobra la consciencia esta tan agradecido con su salvador que lo invita a su barco.
A partir de aquí veremos como el pulpo se hace famoso por todas partes.

Lo primero que le llamó la atención a mi sobrino de este libro fue su portada, fue ver al pulpo y quedarse maravillado. Ya no quería mirar más libros. Luego cuando fuimos leyendo las cosas que le pasaban, más alucinaba. Que si toca el arpa, que también enseña a nadar a los niños y encima ayuda a la policía. Vamos que Emilio es un superhéroe o mejor dicho un superpulpo.
Además tiene unos dibujos muy bonitos con los que poder seguir la historia perfectamente si el niño/a está aprendiendo a leer.

No sé si tendréis que hacer algún regalo próximamente, pero si al peque en cuestión le gustan los animales este libro es ideal. Un saludo (también de parte de Daniel) y buenas lecturas.


El autor
Tomi Ungerer. Estrasburgo (Francia), 1931; Cork, Irlanda, 2019
Sus primeros dibujos, de ambiente bélico, reflejaban su rechazo a la guerra y al fascismo. En 1956 emigró a Nueva York, donde comenzó a escribir libros infantiles que tuvieron mucho éxito. Publicó en medios tan importantes como The New Yorker, Esquire, Life Show o Fortune. 
Ya en la cumbre de su carrera durante los años 60, Ungerer plasmó en su obra su reacción contra la hipocresía y la superficialidad de la sociedad americana. Se mudó a una granja en Canadá y a finales de los 70 se trasladó a Irlanda con su familia. Su producción, que abarca 40 años de creación, se calcula entre 30.000 y 40.000 trabajos de diferentes estilos, y más de 120 libros. Entre otras distinciones, ha recibido la Medalla de Oro de la Sociedad de Ilustradores y el Premio Hans Christian Andersen en 1998. Además de dibujante, también ha desarrollado otra faceta como filántropo, volcándose en causas humanitarias. https://www.musees.strasbourg.eu/musee-tomi-ungerer http://www.tomiungerer.com

viernes, 20 de septiembre de 2019

El año de la luna azul - Lucía Feliu


La contraportada
Una mañana, Carlos recibe una llamada comunicándole que su hermano Gregorio ha muerto en un atentado en Tel Aviv. Antes de marchar Gregorio le había revelado una interesante investigación periodística que llevaba realizando junto al historiador, el profesor Swartz.
Carlos decide viajar a Israel para traer su cadáver de vuelta a casa y es a partir de este momento cuando comienza a ser testigo de unos extraños sucesos que le llevarán a pensar que el atentado no fue fortuito. Su vida corre peligro y la única manera de protegerse es averiguar quién está realmente detrás del acto terrorista.
Las indagaciones le obligan a viajar a Berlín, allí volverá a recorrer las pistas que conocían su hermano y el profesor Swartz hasta dar con un importante empresario del diamante, de origen judío y antiguo galerista de arte en el Berlín de 1938.
A partir de este momento el presente comienza a entremezclarse con el pasado, con los años del exterminio nazi contra el pueblo judío. Siguiendo los pasos del ex-galerista y de su azarosa vida Carlos al fin descubrirá la respuesta a tantos interrogantes.



Mi opinión
Hoy os traigo una de las novelas que he leído este verano y con la que he viajado por unas cuantas ciudades acompañada de una canción dedicada a la luna azul.

Carlos viaja con Raquel, su mejor amiga, a Madrid para asistir a la conferencia que dará el profesor Swartz. Allí estará también su hermano Gregorio que es periodista y ha conseguido en exclusiva un adelanto del nuevo libro del profesor. Un libro en el que asegura que algunos de los cuadros más famosos del mundo son falsos.
Días después Carlos recibe una llamada donde le comunican la muerte de su hermano en Israel.

De esta manera empieza Lucía Feliu esta nueva novela, una historia que he disfrutado tanto como la anterior, Cartas a Siracusa.
Sobre todo por la trama y los personajes. Unos personajes muy bien descritos y que pasan por bastantes cambios a lo largo de la novela.
El principal es Carlos, un pianista que trabaja en un hotel de Málaga y que de un día para otro se ve envuelto en una complicada investigación sobre obras de arte falsificadas y diamantes que lo llevarán a viajar por distintas ciudades del mundo. A su lado estarán su hermano Gregorio, el intrépido periodista que siempre lo mete en líos, su amiga Raquel, que terminará echando una mano a los dos hermanos y la persona que empezó a vislumbrar el negocio de las falsificaciones, el profesor Swartz.

Como decía antes otra parte importante en este libro es la trama, en ella la autora vuelve a mantenernos intrigados con las aventuras que corren los protagonistas. Una intriga muy interesante que en esta ocasión tiene relación con la falsificación de obras de arte antes y después del régimen nazi.


En El año de la luna azul he encontrado una trama que combina investigación histórica y momentos de acción con unos personajes con los que se conecta desde el principio. Una novela que os recomiendo leer si todavía no habéis tenido la ocasión. Un saludo y buenas lecturas.

Por último le doy las gracias a Lucía Feliu por enviarme esta novela y desearle mucha suerte en sus próximos proyectos.



La autora
Lucía Feliu Zamora, licenciada en Filología Inglesa, realizó estudios de Postgrado y cursos de especialización en Guildhall University, Londres y en Portobello House International School, Dublín, además de en la Universidad de Toulon, Francia. Ha vivido largas temporadas en países como Irlanda, Inglaterra, Francia, Grecia, Turquía, Italia y Marruecos, y en la actualidad es profesora de Inglés en un Instituto de Enseñanza Secundaria en Sevilla, ciudad donde nació. Desde niña escribe cuentos, microcuentos y relatos y, ya adulta, se adentra en las lindes de la novela con títulos como "Blue Moon", "El secreto del Maloca" o "El Faro de Beaumont Place", entre otros. Su gran pasión, junto a la escritura, es viajar, y consigue refundir ambas en su oficio como narradora.

jueves, 12 de septiembre de 2019

Los niños de Babel – Álvaro Vadillo


Sinopsis
Catorce impresionantes historias reales contadas en primera persona desde diferentes rincones del mundo. A través de la mirada de sus protagonistas los relatos nos acercan paisajes, culturas, religiones y costumbres muy diferentes que ponen el decorado a sus propias vivencias. En todos los casos las experiencias que se relatan son la de niños, que le confieren un significado especial a los diferentes dramas que se relatan.

Conflictos armados en Oriente Medio, inundaciones en Latinoamérica o genocidios en el corazón de África vividos y contados con la sensibilidad del propio protagonista, lejos del frío estilo periodístico al que estamos acostumbrados cuando nos acercamos a ese tipo de escenarios.

El lector viajara a través de los ojos de los niños a contextos tan dispares como la huida del Estado Islámico a través de las montañas del Kurdistán, a la lucha contra la epidemia del cólera en Haití en el seno de una familia que vive en la miseria, al drama de la emigración por el Estrecho vista desde el otro lado, a la experiencia de los niños soldado en países tan diferentes como Guatemala o Sri Lanka, a la supervivencia a los bombardeos de una ciudad sitiada por la aviación en Yemen, a los catastróficos efectos de El Niño en la comunidad guaraní de Paraguay, o a la manera de afrontar los maltratos en lugares tan cercanos como España, Cuba o Argentina.




Mi opinión
El libro que protagoniza la reseña de hoy nos acerca a países tan lejanos como Irak, Guatemala, Cuba, Marruecos, Yemen o Mauritania.
Lugares en los que su población padece males endémicos como la pobreza, desigualdad y falta de alimentos además de sufrir, en algunos de ellos, conflictos armados sin fin.

Las historias que recoge este autor, que lleva veinte años en tareas humanitarias, están protagonizadas por niños y son reales. En ellas conoceremos las duras condiciones en las que viven estos pequeños que se crecen ante las adversidades, agudizan su ingenio o sacan su lado más solidario.
Como el relato en el que una niña nos cuenta como aprendió a tocar el piano antes que a hablar, dos amigas que se tienen que separar porque ha estallado la guerra, una pequeña que tuvo que abandonar su casa por culpa de la crecida de un río o un niño que se alistó en la guerrilla. Situaciones realmente difíciles por las que pasan estos protagonistas que rara vez aparecen en los medios de comunicación.

En Los niños de Babel he encontrado una colección de historias narradas de manera sencilla y muy bien ambientadas con las que me he acercado a lugares del mundo con costumbres y culturas muy diferentes a la nuestra. Historias reales que nos hacen reflexionar sobre la importancia de los problemas que tenemos actualmente y que os recomiendo leer. Un saludo y buenas lecturas.



El autor
Álvaro Vadillo. Veinte años de experiencia en el mundo humanitario han inspirado y facilitado la idea de plasmar sus propias vivencias. Inundaciones en Latinoamérica, crisis de refugiados en Oriente Medio, guerras en Asia o matanzas en el corazón de África son reflejadas en los diferentes relatos que conforman Los niños de Babel. Países como Mauritania, Congo, Guatemala, Líbano o Sri Lanka le ofrecieron una diversidad única para mostrar al lector esas crisis tal y como se viven desde dentro, como historias humanas, lejos de estereotipos periodísticos o históricos.

martes, 3 de septiembre de 2019

De vuelta de vacaciones !!!


Hola a tod@s, ya estoy de vuelta !!!

Las vacaciones blogueras han sido larguitas este año y ya tenía ganas de volver por aquí para contaros que libros me han acompañado este verano. 

Como ya os comenté en julio tenía dos libros pendientes por leer el primero titulado Los Niños de Babel de Álvaro Vadillo, un libro de relatos muy actual que os recomiendo desde ya, y el segundo El año de la luna azul de Lucia Feliu, que es el que estoy terminando estos días y que me está gustando tanto como el anterior de la autora.

Después tengo pensado leer uno de Donna León que hace tiempo que me prestaron, Muerte entre líneas. En este título el comisario Brunetti investigará la desaparición de unos libros antiguos. Ya os contaré como me va con él y que libro elijo de la estantería cuando lo termine.

Estos días iré poniéndome al día con el blog y con los vuestros para ver que habéis leído estos meses..


 

¿Y a vosotros que tal os ha ido el verano?