martes, 10 de marzo de 2015

El fantasma de Canterville - Oscar Wilde



La contraportada

Una sofisticada familia norteamericana, los Otis, compra el añejo castillo inglés de los Canterville. El anciano dueño les habla entonces de que en la mansión habita desde tiempos inmemoriales el colérico fantasma de Lord Simón Canterville, que mató a su esposa y cuyo cuerpo desapareció después misteriosamente. Lejos de amedrentarse, los inquilinos compran el castillo con fantasma incluido, y acaban sometiendo al pobre espectro anacrónico, que acaba siendo juguete y víctima de los dos niños terribles de la familia. Tal vez sea El fantasma de Canterville la novela más conocida y celebrada de Wilde, que ha pasado por méritos propios a la lista de obras inolvidables y fundamentales de la literatura universal.




Mi opinión

Oscar Wilde se ha convertido en los últimos años en uno de mis autores clásicos favoritos en esta ocasión vuelvo a recurrir a su obra gracias a uno de los tantos retos a los que me apunto. Así fue como comprobé que entre los libros que tenía pendientes estaba este famoso fantasma que hasta hoy no había leído.

Hiram B. Otis de origen estadounidense compra el castillo de Canterville a Lord Canterville que en el momento de la venta le advierte que además de los muebles y el ama de llaves el edificio incluye un fantasma que lleva atormentando durante trescientos años a todo aquel que osa habitarlo. Al señor Otis esta circunstancia no le preocupa en absoluto y se traslada lo antes posible con toda su familia. Desde el primer momento el fantasma intenta asustar a los nuevos inquilinos con todo tipo de actuaciones pero para su sorpresa sin éxito alguno.


De este espiritual protagonista, que da más pena que miedo y al que el autor describe como si fuera un ser humano, conoceremos desde su aspecto físico o sus ropas hasta sus sentimientos también nos contará como eran los curiosos y variados tormentos que infringió durante siglos a los sufridos inquilinos del castillo.

Mediante el pulso que mantienen el fantasma y los nuevos habitantes del castillo Wilde pone en evidencia a americanos e ingleses, a los primeros por ser excesivamente modernos y a los segundos por ser demasiado antiguos, todo como no podía ser de otra forma con su habitual ironía y sentido del humor.

Uno de los grandes clásicos del polifacético autor irlandés donde muestra su talento en esta ocasión para el cuento y que sin duda os recomiendo leer. Un saludo y buenas lecturas.




El autor

Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde  (Dublín, Irlanda, entonces perteneciente al Reino Unido, 16 de octubre de 1854 - París, Francia, 30 de noviembre de 1900) fue un escritor, poeta y dramaturgo irlandés.
Wilde es considerado uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano tardío; además, fue una celebridad de la época debido a su gran y aguzado ingenio. Hoy en día, es recordado por sus epigramas, sus obras de teatro y la tragedia de su encarcelamiento, seguida de su temprana muerte.
Hijo de exitosos intelectuales de Dublín, mostró su inteligencia desde edad temprana al adquirir fluidez en el francés y el alemán. En Oxford estudió en el curso de clásicos dio pruebas de ser un prominente clasicista, primero en Dublín y luego en Oxford guiado por dos de sus tutores, Walter Pater y John Ruskin, se dio a conocer por su implicación en la creciente filosofía del esteticismo. También exploró profundamente el catolicismo −religión a la que se convirtió en su lecho de muerte−. Tras su paso por la universidad se trasladó a Londres, donde se movió en los círculos culturales y sociales de moda.

17 comentarios:

  1. Este lo leí hace muchísimo tiempo y, aunque no recuerdo ya muy bien la historia, lo que sí recuerdo es que me dejó muy buen sabor de boca. Quizás lo relea, me has animado a hacerlo. Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Yo, como siempre, tengo los clásicos olvidados. Me dedico a leer autores contemporáneos y a estos los dejo de lado. Tengo que hacer algo para remediarlo :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Si ya tenía ganas de ponerme, al fin, con O. Wilde, tú me has empujado más hacia él!
    Ojalá pasara a ser también de mis autores clásicos favoritos!

    ¡Un beso! Y gracias :)

    ResponderEliminar
  4. Este es de los clásicos que no he leído (que son unos cuántos) pero coincido en el gusto por Wilde :)
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es un autor del que aún no he leído nada, aunque está en mi lista y esta es una de las obras que me apetece
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Clasicazo, genial Wilde siempre, vaya historia de fantasmas tan irónica como todos sus aforismos y opiniones, yo los sigo leyendo y me siguen haciendo gracia. Un beso, Rocío.

    ResponderEliminar
  7. A ver si lo remedio y no tardo mucho en leerlo, besotes

    ResponderEliminar
  8. Ufffff, no ha llovido nada desde que leí este libro. Me lo mandaron como lectura obligada en el instituto, ahí es ná.
    Ni que decir que me gustó mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Éste está pendiente, así que me lo has recordado. :D
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Lo leí hace muchos años y me encantó. Con este libro empecé a aficionarme a Wilde.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Ohhh.. Este es todo un clásico. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Lo tengo pendiente desde hace mucho tiempo. He leído dos veces "El retratro de Dorian Gray" y este ninguna, no tengo perdón. A ver si le pongo solución pronto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. De Óscar Wilde solo he leído " El retrato de Dorian Grey" y hace bastante así que yo creo que ya es hora de volver a tocar algo suyo!! Gracias por recordarmelo
    besos!!

    ResponderEliminar
  14. Wilde es lo más. Asombroso. Imperecedero. El fantasma de Canterville es fantasioso y divertido, por él no pasa el tiempo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. No lo he leído y mira que lleva años rodando por casa! Los fragmentos que he leído de Wilde me han encantado, así que seguro que lo acabo leyendo. 1beso!

    ResponderEliminar
  16. Todo un clásico! Acabas de recordarme que hace mucho que no leo nada de Wilde...tengo que remediarlo!!
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Pa matarme pero... ¡aún no he leído nada de Wilde! No sé si con este titulo u otro pero tengo que estrenarme.
    Un besin

    ResponderEliminar