jueves, 16 de septiembre de 2021

El misterio de la mosca dorada - Edmund Crispin

 

La contraportada

Este es el primer caso del extravagante, genial profesor de Oxford y sabueso aficionado Gervase Fen (La juguetería errante), y una de las cumbres de la Edad Dorada de la novela de detectives inglesa.

Las compañías de teatro suelen ser siempre un hervidero de habladurías. Pero pocas son tan intrigantes como la que se encuentra actuando en estos momentos en Oxford. La joven y letal Yseut, actriz algo mediocre y maliciosa, es el centro de todas las miradas, aunque su principal talento consiste en destrozar las vidas de los hombres que la rodean. Hasta que es hallada muerta en extrañas circunstancias. Por fortuna, entre bastidores se encuentra el excéntrico profesor Gervase Fen, quien halla mayor placer en resolver crímenes que en enseñar literatura inglesa. Y cuanto más investiga el caso, más cuenta se da de que todo aquel que conocía a Yseut habría sido candidato a asesinarla; pero ¿será capaz Fen de descubrir quién lo hizo en realidad? El cadáver de la joven ha dejado una pista reveladora: una reproducción de un extraño anillo en forma de mosca dorada. 




Mi opinión

El libro que os recomiendo hoy es el primero de la saga protagonizada por Gervase Fen, un profesor de literatura que se entretiene resolviendo crímenes antes que la policía.


En este caso tendrá que descubrir quien asesinó a Yseut Haskell, una actriz mediocre que viaja a Oxford para actuar en Metromania la nueva obra de Robert Warner. Una obra que promete ser el gran estreno de la temporada. Yseut quiere volver a triunfar en los teatros londinenses y utilizará todas sus armas para que el director le de un papel más protagonista.

En la compañía de teatro no hay nadie que la soporte ni siquiera su hermanastra Helen que también actuará en la obra. Solo Donald Fellowes un organista al que tiene embelesado estaba pendiente de ella.

Los primeros ensayos fueron muy bien hasta que Yseut aparece muerta en la habitación de Fellowes. La policía cree que se trata de un suicidio pero Gervase Fen opina que se equivocan, que la joven actriz fue asesinada.


El libro arranca con la llegada de los personajes en tren a la estación de Oxford, circunstancia que aprovecha el autor para darnos su particular opinión sobre los ferrocarriles ingleses de los que dice: “Para el viajero ingenuo y optimista, el apeadero de Didcot representa la inminente llegada del tren a Oxford; para los más experimentados, sin embargo, no significa otra cosa que media hora más de frustración, como mínimo”.

La descripción que hace de la ciudad de Oxford no se queda atrás, de ella dice que es, un laberinto de antiguallas, monumentos conmemorativos, iglesias, facultades, colleges, bibliotecas, hoteles, bares, sastrerías y librerías.


Después de este prometedor comienzo el autor nos ira desgranando los preparativos del estreno de la obra y nos presentará al elenco artístico que intervendrá en ella. Alrededor de ellos está Nigel Blake, un periodista amigo de Fen que será testigo de primera mano de los conflictos entre los actores y ayudará a Fen a la hora de resolver el crimen.

Si en La juguetería errante ya nos adentrábamos en el ambiente universitario de Oxford en esta ocasión conoceremos además los entresijos de una compañía de teatro de aquella época incluidos enredos, envidias y cotilleos varios. Un ambiente cultural por el que Fen se mueve como pez en el agua.

Fen, Gervase Fen es un detective atípico, erudito, impulsivo y observador que pone de los nervios a casi todo el mundo, sobre todo a la policía a la que deja a la altura del betún. Un personaje que ya me conquistó en La juguetería errante y con el que he vuelto a disfrutar de sus investigaciones, su inteligencia por encima de los demás, sus innumerables citas y poemas que saca cuando quiere.


El misterio de la mosca dorada, es en definitiva una novela clásica de detectives llena de ingenio e ironía protagonizada por un profesor de literatura metido a detective aficionado fuera de lo común.

Un saludo y buenas lecturas.




El autor

El verdadero nombre de Edmund Crispin era Bruce Montgomery. Nació en 1921 en Chesham Bois, Buckinghamshire, y asistió al St. John’s College en Oxford, donde se licenció en Lenguas Modernas y fue organista y maestro de coro durante dos años.

Cuando se le preguntaba por sus aficiones, Crispin solía decir que lo que más le gustaba en el mundo era nadar, fumar, leer a Shakespeare, escuchar óperas de Wagner y Strauss, vaguear y mirar a los gatos. Por el contrario, sentía gran antipatía por los perros, las películas francesas, las películas inglesas modernas, el psicoanálisis, las novelas policíacas psicológicas y realistas, y el teatro contemporáneo. Publicó nueve novelas, así como dos colecciones de cuentos, todas protagonizadas por el profesor de Oxford y detective aficionado Gervase Fen, excéntrico docente afincado en el ficticio St. Christopher’s College. Obras que le hicieron ganarse un lugar de honor entre los más importantes autores ingleses de novela clásica de detectives.


10 comentarios:

  1. Hola Rocío, leí La juguetería errante antes de tener el blog, con lo cual no tengo reseña. Pero creo recordar que no me llegó a gustar del todo. Creo recordar que no me pareció muy coherente a la hora de resolver el caso. Quiero decir que me pareció que lo descubrió más por una casualidad que por sus dotes detectivescas. Pero como te lo estoy diciendo de memoria no recuerdo bien, es solo esa sensación. Igual debería darle otra oportunidad con este... Veremos
    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Tengo la serie apuntada desde hace tanto que se puede considerar postergada y olvidada. cada vez que leo una reseña me entran tentaciones de ponerme, pero me da una pereza enorme. prefiero el estilo actual para la novela negra y policíaca y hay tanto que esas escritas a principios del siglo XX no me atraen demasiado. Es también por lo que no leo a Agatha Christie desde la adolescencia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las novelas protagonizadas por Gervase Fen, son la repera: sus excentricidades, sus diálogos, su ingenio, su horrible conducción de Lily Christine, Oxford, la campiña... Es que todo me parece irresistible. De momento, mi preferida es la de "Trabajos de amor ensangrentados", pero lo cierto es que esta de la mosca dorada también me gustó mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hooola!

    Pues me gustan las novelas de detectives así más clásicas, es un género que siempre me llama la atención :D
    Además, que todo el misterio transcurra en el mundo del teatro y todo el ajetreo que lo rodea es algo que me intriga, creo que va a haber mucho salseo y eso me encanta jaja :D

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola. Me llama mucho la atención este escritor y su serie. Lo malo es que me pasa un poco como con Christie, que no acabo de entrar en la lectura y abandono porque me aburro. Y me da rabia porque el de la juguetería me atrae mucho. Este no tanto, sí por el lugar, Oxford y las referencias literarias. No sé si volveré a intentarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me encanta Crispin y sus libros. He leído unos cuantos y me encantan. Pero con tanto libro me disperso y voy dejando títulos que me interesan. Besos de Marisa G.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    No conocía este libro, pero la verdad es que no soy mucho de libros de detectives, así que creo que dejaré pasar esta recomendación por el momento :p

    Pd: no conocía tu blog, pero ¡ya tienes nuevo seguidor!

    Nos estamos leyendo. :3

    ResponderEliminar
  8. Hola!! Me anoto tus impresiones lectoras acerca de este título, creo que me podría animar y darle una oportunidad, puesto que ya leí otro título de este autor u me gustó mucho. ¡Genial reseña y gracias por tu recomendación!

    ResponderEliminar
  9. Buenos días, Rocío:
    Leí esta novela hace tiempo, así como los siguientes títulos que publicó Impedimenta de Crispin. A mí este autor me fascina.
    Gracias por tu interesante punto de vista!!

    ResponderEliminar