miércoles, 14 de marzo de 2018

La juguetería errante - Edmund Crispin


La contraportada
Cuando el poeta Richard Cadogan decide pasar unos días de vacaciones en Oxford tras una discusión con el avaro de su editor, poco puede imaginar que lo primero que encontrará al llegar a la ciudad, en plena noche, será el cadáver de una mujer tendido en el suelo de una juguetería. Y menos aún que, cuando consigue regresar al lugar de los hechos con la policía, la juguetería habrá desaparecido y, en su lugar, lo que encontrarán será una tienda de ultramarinos en la que, naturalmente, tampoco hay cadáver. Cadogan decide entonces unir fuerzas con Gervase Fen, profesor de literatura inglesa y detective aficionado, el personaje más excéntrico de la ciudad, para resolver un misterio cuyas respuestas se les escapan. Así, el dúo libresco tendrá que enfrentarse a un testamento de lo más inusual, un asesinato imposible, pistas en forma de absurdo poema, y persecuciones alocadas por la ciudad a bordo del automóvil de Fen, Lily Christine III.



Mi opinión

Hoy os traigo la reseña de una novela policiaca ambientada en Oxford con un escenario del crimen que desaparece, sospechosos por todos lados y unos investigadores amantes de la literatura.

Después de sacarle un cheque a su editor, el poeta Richard Cadogan, decide partir de inmediato hacía Oxford, la ciudad en la que según él cualquier excentricidad es posible, en busca de aventuras e inspiración.
El viaje se le complica y llega a la ciudad de madrugada. No había ni un alma por las calles, salvo la puerta abierta de una juguetería. Sin pensarlo dos veces, entra dentro y se dedica a examinar la tienda hasta que se topa con el cadáver de una anciana. Casi al mismo tiempo recibe un golpe en la cabeza que lo deja inconsciente. Al día siguiente se despierta dolorido pero decidido a contarlo todo a la policía.
Pero cuando Cadogan lleva a los policías hasta el lugar del crimen no había ninguna tienda de juguetes en toda la calle. La juguetería había desaparecido por arte de magia.

Con la intención de aclarar el insólito misterio, el poeta le pide ayuda a un antiguo compañero de universidad, Gervase Fen. Un personaje extravagante e impulsivo que ejerce como profesor de literatura allí en Oxford. Aficionado a los juegos literarios, a correr con su deportivo rojo, llamado Lily Christine III, y a resolver crímenes a su estilo.
Junto a ellos aparecerán personajes tan curiosos como un camionero apasionado de las novelas románticas, estudiantes muy fiesteros y sospechosos de todos los colores que serán participes de situaciones de lo más hilarantes.

A lo largo de la novela también encontraremos numerosas citas literarias, fragmentos de poemas y referencias a escritores ingleses como Jane Austen o Shakespeare, a los que los protagonistas no siempre dejan en buen lugar.

La juguetería errante es el tercer libro de la saga protagonizada por Gervase Fen que Edmund Crispin narra con ironía e ingenio. Una novela de detectives original y divertida en la que unos investigadores muy particulares intentan resolver la misteriosa desaparición de una juguetería mientras ponen Oxford patas arriba. 
Una lectura que he disfrutado mucho y que por supuesto os recomiendo leer. Un saludo y buenas lecturas.



El autor

Edmund Crispin (Buckinghamshire, 1921 - Week, 1978).
El verdadero nombre de Edmund Crispin era Bruce Montgomery. Nació en 1921 en Chesham Bois, Buckinghamshire, y asistió al St. John’s College en Oxford, donde se licenció en Lenguas Modernas y fue organista y maestro de coro durante dos años.
Cuando se le preguntaba por sus aficiones, Crispin solía decir que lo que más le gustaba en el mundo era nadar, fumar, leer a Shakespeare, escuchar óperas de Wagner y Strauss, vaguear y mirar a los gatos. Por el contrario, sentía gran antipatía por los perros, las películas francesas, las películas inglesas modernas, el psicoanálisis, las novelas policíacas psicológicas y realistas, y el teatro contemporáneo. Publicó nueve novelas, así como dos colecciones de cuentos, todas protagonizadas por el profesor de Oxford y detective aficionado Gervase Fen, excéntrico docente afincado en el ficticio St. Christopher’s College. Obras que le hicieron ganarse un lugar de honor entre los más importantes autores ingleses de novela clásica de detectives. Impedimenta emprendió con su obra maestra, La juguetería errante (1946; Impedimenta, 2011), la publicación de la saga de Gervase Fen, que ha continuado con El canto del cisne (1947; Impedimenta, 2012), Trabajos de amor ensangrentados (1948; Impedimenta, 2014), El misterio de la mosca dorada(1944; Impedimenta, 2015) y Asesinato en la catedral, y Enterrado por placer> (1949; Impedimenta, 2017). Crispin dejó de escribir en la década de los cincuenta, pero continuó redactando reseñas de novelas de detectives y de ciencia ficción para el Sunday Times. Murió de un ataque al corazón en 1978.

10 comentarios:

  1. ¡Me está bien empleado por entrar al blog a estas horas ya que debería estar en casa ocupándome de mi familia! pero no, he tenido que entrar antes de marcharme, jajajajaja. Qué me gusta, que me lo tengo que llevar anotado, esto es un no parar.

    Buena reseña cielo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Me he quedado muy sorprendida en cuanto a que corresponda a una saga, no lo esperaba.
    La editorial me gusta mucho, y la novela policíaca me gusta, pero tendría que verla en la librería a ver qué me transmite físicamente, porque Impedimenta tiene un precio medio bastante carito, y si luego no me encaja...
    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro en concreto lo compré de segunda mano y me salió más barato. Besos

      Eliminar
  3. Ya lo tenía entre mis pendientes. A ver cuándo me animo, que por lo que cuentas, estoy segura que lo voy a disfrutar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Lo tengo apuntado ya por alguna otra reseña,tú me confirmas que tengo que comprarlo cuanto antes.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa, lo leí hace unos tres años o así, y aunque es entretenido y divertido no me llegó a gustar del todo porque me parecía que la resolución del caso se debía más a casualidades que al propio Gervasio...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón la resolución del caso podía habérsela currado más Gervasio, un beso

      Eliminar
  6. Me gustó mucho esta historia y es verdad que el orden en la publicación deja mucho que desear, pero es una historia divertida y con unos personajes peculiares. Besos

    ResponderEliminar
  7. El argumento parece muy interesante, es el tipo de novela de misterio del que suelo disfrutar mucho. Además la edición de Impedimenta es (como siempre) una preciosidad. Como soy maniática, tendría que leerme los libros por orden, así que buscaré el primero de esta saga.
    Un beso!

    ResponderEliminar